5 de agosto de 2012

Venecia

La plaza de San Marcos en dirección a la Basílica. Canaletto, 1724

Símbolo de un matrimonio eterno entre los hombres y el mar, Venecia se descubre siguiendo los sonidos del agua y la belleza de sus edificios, hasta llegar a las maravillas de la Plaza de San Marcos, joya donde están engarzadas la Basílica y el Palacio Ducal. Puerta de Oriente, ciudad de arte y potencial naval, en el curso de los siglos Venecia se ha enriquecido con obras extraordinarias.

Una ciudad sin tiempo, única en el mundo. Amada desde siempre y visitada por el entorno extraordinario de sus canales y calles.

El proceso urbano de formación se articula entre los diversos cursos de agua. La legendaria fecha de fundación de Venecia se sitúa en el año 421, pero el periodo de máximo esplendor de la ciudad transcurre desde el año 1200 hasta el Renacimiento, y coincide con la hegemonía comercial de la ciudad, ya que se encontraba en el centro de una red internacional de intercambios con diferentes partes del globo y era un eje de la relación entre oriente y occidente.

Venecia descubre en la Edad Media un extraordinario trampolín para su crecimiento económico en las Cruzadas de Tierra Santa. El aspecto más significativo reside en la posibilidad de ampliar su red de relaciones en territorios lejanos todavía vírgenes y obtener condiciones comerciales particularmente favorables. La participación directa de Venecia en la Cuarta Cruzada propicia la conquista de Zara en el año 1202, Creta, varias islas del mar Egeo y la simbólica llegada desde Bizancio de los famosos cuatro caballos de la Plaza de San Marcos. A partir del Renacimiento la situación cambia repentinamente. Venecia trata de imponerse cada vez más en el escenario italiano, domina algunos territorios, pero sufre una durísima derrota en el año 1509 en Agnadello, razón por la cual su intención de expandirse se ve limitada. Además, se debilita a causa de la incesante ofensiva turca. Todo esto se ve acompañado por sucesivas transformaciones sociales. La tradición económica mercantil busca inversiones inmobiliarias, es el momento en el que la nobleza se construye las fabulosas villas, repudiando la anterior fisionomía del noble mercante. Sin embargo, en este periodo Venecia se encuentra en su apogeo cómo potencia cultural, tanto es así, que se imprimen más libros que en cualquier otra parte del globo, y a finales del siglo XV representa el principal polo de atracción para artistas de toda Europa.

La perdida de poder de Venecia en el siglo XVI se explica por varias razones, entre las que destacan la necesidad de afrontar el peligro turco y la formación de nuevas y más organizadas potencias europeas, como España. Paradógicamente, las causas desencadenantes de su declive están vinculadas al mar. La exploración que llevan a cabo nuevas potencias económicas, el descubrimiento de otros países más rentables, la introducción de nuevas rutas de navegación y la marginación del Mediterráneo supusieron el final del largo monopolio comercial, mercantil y naval de la República.

EL CARNAVAL DE VENECIA
Es uno de los más conocidos y apreciados del mundo y sus orígenes son muy antiguos. El primer testimonio se remonta a un documento del dux Vital Falier del año 1094, donde el vocablo Carnaval se menciona por primera vez. La institución del Carnaval se atribuye generalmente a la necesidad de conceder a la población un breve periodo dedicado a la diversión. Gracias al anonimato que garantizaban las máscaras y disfraces, se obtenía una transitoria  nivelación de todas las clases sociales, permitiéndose la burla a las autoridades y a la aristocracia. En el siglo XVIII el Carnaval de Venecia alcanza su máximo explendor volviéndose celebre en toda Europa. En 1797, tras la ocupación napoleónica y luego austriaca, la tradición se interrumpió, pero en 1979 resurgió oficialmente teniendo una duración de 11 días.



El lugar más maravilloso es sin duda la Plaza de San Marcos, admirable encrucijada de poder político, funciones religiosas e identidad civil y cultural. Las dos columnas de la plaza constituyen el acceso para quién llega desde el mar, y sujetan un león alado, símbolo de San Marcos, patrono y protector de la ciudad, y a San Teodoro, primer protector de Venecia. Antiguamente el espacio entre las columnas era el sitio reservado para las ejecuciones e incuso actualmente los venecianos evitan atravesar el espacio entre ellas.

Columnas de San Marcos y San Teodoro.

La Torre del Reloj constituye el acceso a la plaza por quién llega a pie, Marca las horas, los días, las fases lunares y el zodiaco. En la cumbre están los Moros de Venecia, llamados así por su aspecto moreno, que representan a dos pastores que marcan las horas golpeando una campana que no suena a la hora exacta, sino que suena cinco minutos antes la toca el moro viejo, que simboliza el tiempo pasado, y cinco minutos después de la hora la toca el moro joven, que simboliza el tiempo futuro.

La Torre del Reloj.

La Basílica de San Marcos es el monumento más importante de la ciudad, templo de la vida civil y religiosa. Durante aproximadamente mil años ha tenido la función de Capilla Ducal dependiendo directamente del dux, hasta que en el año 1807 se convirtió en la sede del Patriarca de Venecia y Catedral de la ciudad. En la cripta se colocaron en el año 1094 las reliquias de San Marcos. Con el paso del tiempo se perdieron varias veces hasta que se encontraron milagrosamente en la cripta durante la restauración de 1811. Actualmente están en el relicario del Altar Mayor. La Basílica es fundamentalmente bizantina en su concepción arquitectónica, con una planta de cruz griega cubierta con cinco cúpulas que remite a los antiguos modelos orientales patrocinados por el emperador Constantino. Se encuentra decorada con numerosos mosaicos al estilo bizantino, en los que se representan historias de la Biblia y figuras alegóricas. Además, en ella se encuentra el Tesoro de San Marcos, constituido por las riquezas sustraídas en Constantinopla en el periodo de las Cruzadas y que se ha ido incrementando con el tiempo.



El Palacio Ducal es la máxima expresión de la vida republicana y del poder político, redisencia del dux, sede del gobierno también con funciones judiciales. Las logias con pequeñas columnatas y arcos ojivales están sostenidas por el pórtico en la planta baja, cuyo aspecto actual, más bajo, obedece al realce de la pavimentación para combatir la elevación de las aguas. En el interior se suceden las salas, entre las que destaca la Sala del Consejo Mayor, donde se reunía el Parlamento de la Serenísima, y la Sala del Senato, donde se tomaban las decisiones de política exterior. Reconstruido después de un incendio en 1577 el salón fue decorado por artistas como Veronés, Bassano, Palma el Joven y Tintoretto.


CANALES Y PUENTES VENECIANOS
En otras épocas las vías de comunicación de Venecia eran los canales, que constituían los verdaderos ejes de la comunicación de la ciudad. La fachada noble de los edificios era la que daba a los canales, mientras que las entradas y las fachadas secundarias, que a menudo estaban reservadas para la servidumbre, daban a las calles, espacios creados espontáneamente entre casa y casa lo que explica que sean tan estrechas y tortuosas. Además, nos encontramos con más de 400 puentes, la mayoría construidos en piedra, y son elementos vitales que unen el intrincado sistema vial veneciano. Por otro lado nos encontramos con las famosas góndolas, que fueron durante siglos el principal medio de transporte de Venecia y todavía desempeñan un papel importante, ya que sirven como trasbordo desde y hacia los canales principales.

El Puente Rialto atraviesa el Canal Grande y es el puente más grande de Venecia, además de ser el primero que se construyó en piedra. Al principio se llamaba Puente de la Moneda, porque surgía cerca de la antigua casa de la moneda y porque allí se concentraban las actividades financieras de los banqueros. La versión actual, resultado de su sexta reconstrucción, es obra del arquitecto Antonio da Ponte y se remonta al año 1590. La estructura esta subdividida en doce arcadas dobles dispuestas simétricamente, que hoy acogen actividades comerciales dedicadas al turismo.

2 comentarios:

  1. Me encanta la descripción que has hecho de los monumentos principales. Además hay diversas frases en la redacción que son muy bonitas, como la que has resaltado al principio en amarillo. La verdad es que cuando estuve en Venecia, fue la última etapa de mi viaje y estaba agotada; y qué decir de la pedazo granizada que nos calló >.< Hasta un veneciano nos dijo que habíamos tenido mala suerte porque solo graniza una vez al año aaarrrggg. Pero bueno, me gustaron los puentes y el palacio ducal. Las tiendas de máscaras fueron impresionantes, yo me hubiese quedado más tiempo admirándolas T.T La plaza no pude disfrutarla mucho porque había una gran cantidad de gente, pero me llevé un buen sabor de boca de esa ciudad tan hermosa ^^ Tenemos que hacer un viaje juntas!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Carol!!!!!! Es que es preciosa, se merecía una entrada así en el blog!!!! jejejeje Yo fui en carnavales y te aseguró que fue el viaje más bonito que he hecho hasta la fecha, lo que pude disfrutar viendo a la gente con los trajes de época, sólo podía pensar ¡¡¡quiero un traje así!!! jejejeje Lo único que paso fue que nos llovió un poco, era como una lluvia menuda que nos permitió verlo todo pero que poco a poco te iba calando, pero aún así fue un viaje maravilloso, no me importaría volver otra vez.

      Te tomo la palabra, este año sin falta tenemos que hacer un viaje juntas, que siempre lo vamos posponiendo y este no se nos puede escapar!!!!!!!! jejejeje

      Eliminar